Anna Sabaté

EL TEATRO OFRECE:

Daniel Goleman fue el pionero que empezó a cuestionar el sistema educativo actual. Habló de la inteligencia emocional como parte de una formación que no enseñan en la escuela. Años más tarde, Howard Gardner, escribió sobre las inteligencias múltiples, es decir, todas aquellas habilidades y capacidades cognitivas que destacan en la naturaleza de cada ser humano y nos hacen únicos y singulares. El Teatro, aplicado al coaching de empresa, se convierte en un medio excelente para potenciar todas las posibilidades del hemisferio derecho que no hemos tenido la oportunidad de desarrollar en una escuela todavía marcada por la herencia de una era industrial donde sólo se valoraba la productividad y la eficacia en el mínimo tiempo posible. El Teatro permite desarrollar, no sólo la creatividad y la innovación, sino las capacidades intrapersonales y interpersonales necesarias para crear equipos de élite y ejercer un liderazgo basado en la empatía, la escucha, la humanidad y el disfrute que convierte al empleado en un ser humano feliz por ir a trabajar.

Una vez me contaron que el éxito es la suma de conocimientos, habilidades y actitud. Por todo esto, mis procesos de coaching están al servicio de potenciar la actitud y la ética personal desarrollando algo esencial para la motivación e inspiración de un equipo: el SER, y no el SABER.